El firmamento ha estado ahí arriba mucho antes de que al primer hombre se le ocurriera levantar la cabeza, enseñándole después a orientarse en un mundo hostil a la par que maravilloso, convirtiéndose en un lienzo donde se han dibujado historias dantescas, el lugar donde residen los que se han ido y el sueño de una especie que siempre ha sentido la necesidad de explorar. Hoy nuestra concepción del cielo ha cambiado hacia un ámbito más científico y objetivo, aunque todavía es capaz de despertarnos profundas sensaciones y hacer que olvidemos momentáneamente los pequeños problemas que ocupan nuestras cortas vidas, dándonos una lección de humildad difícilmente equiparable.

Médico de profesión y astrónomo de vocación, Miguel Ángel Pugnaire Sáez (Almería, 1989) ha pasado incontables horas observando los más remotos tesoros celestes desde los cielos menos contaminados de la provincia de Granada, para dibujar con un lápiz las formas y estrellas que su telescopio le mostraba, y compartirlas con nosotros en su blog de divulgación, El Nido del Astrónomo. Gracias a esta valiosa experiencia y su aguda elocuencia, National Geographic lo contrató para escribir varios libros de la colección Atlas del cosmos, a la vez que ha recorrido un buen número de municipios de Granada y Jaén transmitiendo su pasión por el cosmos al público de todas las edades, de la mano de Turismo Astronómico.

Breve guía del cosmos es su primera obra personal, nacida como una consecuencia natural de su bagaje como observador y divulgador, para dotarnos de una herramienta básica con la que aprender a mirar los objetos astronómicos con un telescopio de aficionado. Este libro nos enseñará a observar la Luna y los planetas del Sistema Solar, así como el Sol y otras estrellas, y nos ayudará a entender lo que significan esas manchas difusas extraordinariamente remotas que nos muestra el telescopio -o a veces incluso nuestros ojos desnudos- y a ver en ellas algo más que luz ancestral, vislumbrando la magnitud de lo que hoy comenzamos a entender, cuatro siglos después de que Galileo Galilei inaugurara la era de la astronomía moderna con un rudimentario telescopio fabricado por él mismo. Un libro de lectura fluida y amena, ilustrado -cómo no- con los propios dibujos de Miguel Ángel Pugnaire, para transmitirnos una sensación mucho más próxima a nuestra experiencia de observación que las abrumadoras fotografías astronómicas de nuestra era digital. En palabras del autor: “Breve guía del cosmos es el libro que me hubiera gustado poder leer cuando empecé a observar las estrellas.”

Nos ha sorprendido la calidad de sus páginas y de la impresión de los dibujos, un esfuerzo impagable de Sonámbulos Ediciones. Os dejo algunas fotografías para que os hagáis una idea. Podéis solicitar vuestro ejemplar en el siguiente enlace: