Un diamante escondido en Perseo (NGC 1023)

La constelación de Perseo es conocida por acoger bajo su manto varios famosos objetos de cielo profundo, como M34, la planetaria M76, el Cúmulo Doble o Abell 426, el cúmulo de galaxias de Perseo. Sin embargo, guarda muchos otros tesoros, incluyendo una impresionante galaxia que linda con M34. Recuerdo haber leído sobre ella hace muchos años, de manera que siempre estuvo en mi mente, pero no fue hasta hace unas semanas que me decidí a verla con paciencia y en profundidad, sorprendiéndome por el nivel de detalle que es capaz de mostrar. Se trata de NGC 1023, una bonita galaxia lenticular que, además, es tremendamente interesante cuando comenzamos a leer sobre sus entresijos astrofísicos.

En primer lugar, NGC 1023 es la protagonista del grupo de galaxias que lleva su nombre, una familia formada por más de 60 galaxias que se encuentran a una distancia de entre 30 y 40 millones de años luz. Su cercanía es la responsable de que las veamos dispuestas sobre un área relativamente grande del cielo, de manera que también forman parte de este grupo las interesantes NGC 891 y NGC 925, en Andrómeda y Triángulo, respectivamente. El grupo de NGC 1023 contiene un número significativo de galaxias espirales y un gran ejército de galaxias enanas, muchas de las cuales bailan alrededor de NGC 1023. Las enanas elípticas predominan en la zona más cercana a la galaxia principal, el halo, mientras que las enanas irregulares se encuentran algo más alejadas, cayendo hacia NGC 1023 atraídas por su gravedad. La principal galaxia satélite, PGCC 10139, también es conocida como NGC 1023A, y supone un interesante reto visual al telescopio. Una gran “burbuja” de hidrógeno neutro rodea a este sistema, mostrando una pequeña cola de marea por encima de NGC 1023A, muestra de una reciente interacción, aunque su estructura no se encuentra muy alterada aún. En unos pocos miles de millones de años formarán parte del mismo cuerpo, como ocurrirá con el resto de pequeñas satélites que orbitan a su alrededor. NGC 1023A ha servido para que Halton Arp incluyera a la pareja de galaxias en su catálogo bajo la denominación Arp 135, otro aliciente más para apuntar con el telescopio.

foto-ngc-1023

Sigue todo el artículo en “EL NIDO DEL ASTRÓNOMO”. Por Miguel Ángel Pugnaire Sáez. Pincha aquí.