¿Superluna? Bueno…

Un rápido vistazo a las redes sociales pondrá en evidencia una noticia espectacular, en apariencia, anunciando para este lunes la “superluna” más grande que ha tenido lugar en los últimos 70 años y que no podremos ver de nuevo hasta dentro de 28 años. Dicho así, no es de extrañar que mucha gente salga mañana en busca de nuestro satélite con la ilusión de quedar cegado por su esplendor y, al verlo, tengan que resignarse con un “¿Y para esto tanto?”. Pues sí, esta es la sensación que tendrá mucha gente porque, efectivamente, nuestros ojos serán incapaces de apreciar cambio alguno. Para ilustrar esta realidad no necesitamos más que un par de datos, pero comenzaremos con unos pequeños apuntes de teoría para entender lo que hay detrás de esta noticia.

La Luna, como todos sabemos, gira a nuestro alrededor siguiendo un período fijo de 29.53 días, lo que conocemos como mes sinódico, en el cual discurren las fases lunares que ya conocemos (luna nueva, creciente, llena y menguante). Además, la Luna no sigue una órbita perfectamente circular alrededor de la Tierra, sino que describe una elipse, una especie de óvalo en el que la Tierra no ocupa el centro. Por este motivo, habrá momentos en los que la Luna se encuentre más alejada de la Tierra y momentos en los que esté bastante más cerca, y esto ocurre de manera natural todos los meses. La Luna tardará en completar esta elipse 27,32 días, lo que conocemos como mes sidéreo. En su mayor acercamiento, también conocido como perigeo, la Luna llega a estar a unos 356.000 km de distancia, mientras que en su curva más alejada, apogeo, está a 406.000 km. Además de esto, la órbita lunar sufre múltiples y complejas variaciones (debido a la influencia del Sol, por ejemplo) que producen pequeños cambios en la distancia a lo largo del tiempo. Por tanto, habrá apogeos que coincidan con la Luna llena, mientras que en otras ocasiones coincidirán con la luna nueva.

Foto luna.jpg

Fotografía realizada por Leonardo Fernández Lázaro. Alarcón Web