Lluvia de estrellas: las Gemínidas

Puede que hayamos leído en los medios que se avecina una de las grandes lluvias de meteoros, que podemos disfrutar de uno de los mayores espectáculos del cielo, pero… ¿qué hay de verdad en todo eso? Antes de hablar sobre las Gemínidas, que es el nombre de la lluvia en la que estamos inmersos, vamos a dar unos apuntes de cultura general acerca de este curioso fenómeno:

-El término meteorito hace referencia a la partícula que cae a tierra. Si no cae se denomina meteoro, de manera que la gran mayoría de estrellas fugaces que observamos son en realidad meteoros, ya que suelen desintegrarse cuando entran en contacto con la atmósfera.

-¿Cómo es posible que las lluvias ocurran cada año en la misma época? Para llegar a la respuesta tenemos que conocer el origen de estos fenómenos. Imagina el viaje de un cometa, que parte desde lugares alejados del sistema solar y se va adentrando hacia nuestra estrella, girando a su alrededor y volviendo a alejarse. En su camino, el cometa va dejando una estela de gas y polvo tras de sí, manteniéndose muchas de sus partículas flotando en el espacio, marcando, como migas de pan, la ruta que ha seguido el cuerpo celeste. Nuestro planeta gira alrededor del sol, completando una órbita en un año, y precisamente por eso atraviesa esa “nube de polvo” que flota a la deriva, de manera que esas diminutas partículas son “golpeadas” por la Tierra, como ocurre con el cristal de un coche y los mosquitos de la carretera. Nuestro planeta atraviesa esta nube cada año en la misma época, y por eso podemos disfrutar del mismo espectáculo en épocas determinadas.

-La mayor parte de los meteoros tienen un tamaño comparable al de pequeños granos de arena que, al entrar en contacto con la atmósfera, ionizan el aire alcanzando enormes temperaturas y producen esas llamativas estelas que surcan el cielo. De vez en cuando su tamaño es algo mayor, dando lugar a lo que conocemos como bólidos, enormes meteoritos que producen espectaculares estelas capaces de deslumbrar con explosiones y llamaradas en su recorrido.