El Supercúmulo de Perseo-Piscis (3ª parte)

Seguimos nuestro camino hacia el otro extremo del Supercúmulo de Perseo-Piscis, el viaje que comenzamos en esta entrada, y podemos notar como el cielo se va poblando cada vez con más estrellas a medida que nos acercamos a Perseo, señal inequívoca de que nuestra propia galaxia nos está saludando con uno de sus brazos. Pero aun así no nos impedirá que veamos un gran número de galaxias, centrándonos en esta ocasión en dos grandes familias de galaxias que pertenecen a la constelación de Andrómeda.

El primer cúmulo pertenece al catálogo Abell, conocido como Abell 262, y es una agrupación de unas 150 galaxias que se encuentran a una distancia estimada en 260 millones de años luz: el Supercúmulo de Perseo-Piscis se va alejando ligeramente desde nuestro punto de vista. Abell 262 es un cúmulo peculiar. Su forma es relativamente irregular y tiene una población predominante de galaxias espirales, algo que no es del todo habitual en estos grandes grupos de galaxias, signo indirecto de una edad relativamente corta. Normalmente las interacciones entre varias galaxias cercanas producen la formación de galaxias elípticas, que suelen ser las más abundantes. Aun así, en el centro del cúmulo sí encontramos una gran galaxia elíptica que, de manera similar a M87, preside la reunión galáctica que está teniendo lugar. Se trata de NGC 708, una galaxia que entra en la categoría de Galaxias cD, conocidas como “galaxias centrales dominantes”, un tipo de galaxias elípticas gigantes que contienen un enorme halo de estrellas y que suelen ocupar el centro de cúmulos galácticos. Todo el espacio que hay entre galaxias, lo que conocemos como “medio intra-cúmulo”, está formado por gas de hidrógeno ionizado (también algo de helio) que alcanza una temperatura de millones de grados. La causante de tal temperatura es la gravedad imperante en las zonas internas del cúmulo, transformando energía en calor, que hemos podido estudiar gracias a la observación en rayos X, que es la onda predominante de este tipo de energía.

scpp

Sigue todo el artículo en “EL NIDO DEL ASTRÓNOMO”. Por Miguel Ángel Pugnaire Sáez. Pincha aquí.