A merced de la corriente (NGC 1531 y NGC 1532)

El universo nos regala verdaderos espectáculos a la vista, y en esta ocasión vamos a disfrutar de un objeto que, de entrada, puede parecernos familiar. Se trata de un par de galaxias que presentan evidentes signos de estar interaccionando, en la constelación de Eridanus, formando parte de un largo baile de gigantes. NGC 1532 es la mayor de ellas, una galaxia espiral barrada que se nos muestra casi de perfil, con unas dimensiones que alcanzan los 180.000 años luz de lado a lado, más que nuestra propia galaxia. Su inclinación no es completa, de manera que nos deja disfrutar de sus prominentes brazos espiralados, el más cercano de los cuales muestra una llamativa característica, y es que ha sido deformado y alargado gracias a una anterior interacción, probablemente con su compañera, NGC 1531. Esta última es esa mancha pequeña y elongada que se sitúa cerca del núcleo de NGC 1532, una galaxia lenticular que se ha visto desfigurada a raíz de los tirones gravitatorios de su compañera. No es de extrañar, pues mide tan sólo unos 20.000 años luz de diámetro, habiéndose visto desprovista de la mayor parte del gas y, por tanto, perdiendo gran parte de su combustible para formar nuevas estrellas.

foto-ngc-1532

Sigue todo el artículo en “EL NIDO DEL ASTRÓNOMO”. Por Miguel Ángel Pugnaire Sáez. Pincha aquí.